El final del pensamiento se presupone como una batalla perdida, y quizás tengan razón. 
Seria como cederle la entrada a una idea tergiversada de uno mismo al cuerpo puro que nos carga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El amor es sufrimiento, que te mata de placer

La Suerte