Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

Ibas a encontrarme, pero cada vez me pierdes mas

Desnuda ibas a encontrarme con la mirada llena de ideas, con labios deseosos de jugar y jugar y jugar.  Desnuda ibas a encontrarme con una lengua atrapada entre los dientes, con una piel blanca como el polvo que nos cubre.  Desnuda iba a besarte y besarte y besarte.  Pero no fue. No fue desnuda, no fue vestida, no fue verdad.  No fue nunca el encuentro, ni el beso, ni las mordidas.  Ni la piel en el frío o en el calor, nunca el roce o la casualidad desmedida. Desnuda iba a ser, en plena oscuridad con los ojos vendados, sin embargo nunca te has atrevido a traducir tus impulsos.  Nunca te has relajado dejando de pensar.

Liberados

Libérate de...  Libérate de todo eso, del stress que te causan los reclamos,  de las discusiones que solo buscan cambiarte.  Libérate y no pidas perdón, ¿a que culpa es la que te aferras?  Y no pidas perdón, ¿cual es el caso? La mente fluye libre en el cuerpo que pasea atado.  ¿Que caso tiene? Estar atado, a eso me refiero.  Aferrado a una idea de vida inalcanzable, a unas metas ingenuas y poco probables,  aferrándote a la visión de lazos inexistentes. ¿Que caso tiene?  ¿Fe, esperanza, sueños? Si, lindos para evitar la pesadilla.  Linda es la idea de un correcto funcionamiento.  Pero eso es solo los que nos queda, a al menos a aquellos que elijen ver.  Liberados.
El cuarto esta en blanco y en plena oscuridad, aguardando, 

paciente, para quien se atreva a entrar.

Perdonadme

Imagen
A veces soy yo...
Paseando entre los extremos de odiarte y amarte al mismo tiempo.  A veces soy yo... Y lo sabes, perdonadme por eso.
Perdonadme, por mi locura desmedida y mi amor sin estimas.  Por mi rebeldía e ignorancia, por mi sabiduría en temas que a veces no valen nada. Perdonadme, por limitar mis impulsos, incluso aquellos que pude haber inferido en mis ojos. Irresponsables, irrespetuosos, de mente propia y cordura corta.  Perdonadme por eso. Y por todo lo demás.

El final del pensamiento se presupone como una batalla perdida, y quizás tengan razón.  Seria como cederle la entrada a una idea tergiversada de uno mismo al cuerpo puro que nos carga.