Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Déjala, que la música le hará el amor

Deja que la música le haga el amor, déjala, es la única forma que tiene de amar. 
Deja que llegue al éxtasis de los acordes, que el blues le baje los pantalones. 
Déjala, con su amor incomprendido por los amargados, déjala, y obsérvala tratar de llegar a las notas con sus dedos.


Princesa que se cree pianista del aire, ven con tus manos de artista y tu lengua de sabia, ven con tu alma vieja y tu mente cansada, ven y únete. 
Princesa tus letras me vuelven loco, ven y únete, a mi y a los acordes que cuerdos ven tu cuerpo bailar. 
Ven no prometo ser mejor que la música, pero te prometo que seré diferente...

Déjala, que la música le hará el amor sin tiempo muerto, entre silencios, déjala y escucha.

Aún así

Te ruego hoy, a ti y a todos tus santos, que conserves esa manía de estafador sin escrúpulos, que conserves esa sonrisa inmensa y esos ojos bien oscuros.
Hoy le ruego, a ti y a mi reflejo que no se atreva a sucumbir ante tal despilfarro, ante tal mentira utópica.
Que quien se va no vuelve, y el que vuelve no es el mismo, las cosas nunca encajan como uno se las fabrica, los momentos nunca son de lo más perfectos, el mundo no lo es ni nosotros lo somos.
Pero aún así exigimos ese diseño inalcanzable, vacío, insignificante. Aún así, aún así, los ojos creen escuchar. Voy a subir el tono, voy a pintarte con mis mas oscuros colores, aunque tus palabras suenen a rojo sangre y las mías a gris antiguo. Nuestros cuerpos son algo cotidiano, ya nos vimos nos tocamos, ya subimos y bajamos, nuestros cuerpos se pelearon, abrazaron, se besaron y aún así, parece que sigue faltando algo. Fabricamos esa necesidad inexistente por la falta del cierre del ciclo común, creamos un amor un tanto absurdo, solo para…

Ven a mi, sin vergüenzas ni ataduras, ven que te haré mio.

Imagen
Ven, yo te invito a jugar, te invito a leer, a comer y beber. 
Ven, yo te invito a que juegues, te invito a leerme, a comerme y beberme.
Pero, por que siempre debe haber alguno, hazlo bien, con ganas, sabiendo la perversión que estas llevando a cabo. Por que aquí no entran cariños bien intencionados. 
Ven, no estás atrapado. Ven a mi, sin vergüenzas ni ataduras, ven que te haré mio.


Triplete

Y así andamos, un tanto desalmados.
un tanto sueltos, revueltos, liberados.
corriendo por doquier para entender
como funciona pertenecer,
para estar dentro con los que se dicen ser correctos, 
para estar aunque sea al lado del que aparenta serlo. La decepción esa que se lleva a flor de piel, la que de la mano te toma y no te suelta, demuestra que nada cambia aunque el tiempo si lo haga, demuestra que la gente, animales con apodos, entre generaciones de tiempos distintos no son diferentes, ni a los pobres indecisos, ni a los indistintos,ni de los que eligen o padecen, los que llevan la decepción de la mano o atada a los talones, la llevan, oculta u orgullosos. Cuando las ilusorias visiones del bien muestran todo lo que esta mal, es cuando volvieron a engañarte. No permitas, no cedas, que aunque la consciencia pase factura uno debe mirar hacia adelante, bien lejos, donde el suelo no llego nunca, donde el cielo jamas toco un final.