A la nada


Y cuando acaba la pasión, la realidad aparece de frente, se pide a gritos volver o desaparecer eternamente.

Nos acaba, nos destruye. Reaparece, salvador milagroso, uno mismo y por siempre. 
Que entre golpe y golpe vamos creciendo, vamos cayendo a ciegas, quizás, para los que no saben ver. 
Uno siempre es uno mismo, hasta caer en el eterno olvido, jamás haz de ser otro. Uno siempre sobrevive. Se logran sacrificios.
georges bataille
Eroticism

Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

The Zoo

La Suerte