de Cara a Cara


No me pierdas la mirada, ya me arrancaste un pedazo del alma.

Mordiste aquí en el medio, de pecho a pecho, como completo extraño.
Así se convirtieron por jugar mal jugando, así se transformaron en silencios demasiado largos.
Clavaste de nuevo mirando hacia otro lado, de espalda con toda la intención, a ojos cerrados para que no te duela, con guantes para no dejar rastros, pero siempre te equivocas, porque siempre te perdono.
Siempre ha sido una palabra demasiado grande, pero tarde antes que nunca lo he hecho.

 Hace mucha vida esperamos esto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

#LaQueja - La queja usual al mundo.

The Zoo