tiempos


En tus manos encontré el paraíso, más mi paso estuvo prohibido. Me conforme con el infierno de tu mente para no alejarme de aquel camino. Pero hui, al ver que te ibas primero, quedándome vacía en el medio.
Pérdida camine sin camino, subiendo y cayendo en lo más bajo. No hubo relojes en los que confiar, todo era efímero, con el golpe más fuerte desperté, descubriendo mi propia teoría del tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

The Zoo

La Suerte