Sus manos eran fuego y de su boca salía humo cuando el infecto su corazón.
El regocijándose de su maniática forma de amar, lloro falsamente para verla arder...

Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

La Suerte

El tiempo todo lo cura