13-2-2014

dstp
 
Miraremos el sol en la lejanía,
solo unos segundos para que nos ataque la melancolía,
querrás un recuento de cada día, y una foto para un recuerdo.
Sonreirás negando con la cabeza y los ojos comenzaran a ser lluvia, tu rostro tendrá una sonrisa devastadora, tus piernas temblorosas harán que caigas, tus manos las controlarían si no fuera porque sostienes esa daga, esa daga con la que marcaste mi espalda, esa daga a la que le llaman manos con las cortaste mis piernas, con la que fuiste un asesino, un mercenario, un cobarde. Siempre oculto, con cautela, un mentiroso, un miedoso que ataca como los falsos amigos, por la espalda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

The Zoo

La Suerte