Tuve la osadía de pensar que dirías mas que un simple balbuceo.
Tuve la capacidad de imaginarnos en la mas plena de las noches estrelladas, cuando los meteoritos tocan tierra y nos fusionamos, en un beso, al mismo tiempo que el calor de esa gran masa de hierro.
Tuve, tengo y tendré una imaginación no apta para pulcras mentes, una imaginación no apta para dichosos clausurados.
¡Deja que tus ojos vean que tus manos sientan! Déjame soñarte, tu en la realidad no eres mas que otro bastardo. No te desilusiones puedo verte como deberías verte a ti mismo. Confianza y aspiraciones. Puedo amar aunque no me ames, pero no puedo diferenciar el amor de la vida o del momento. Lo importante de lo indiferente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

The Zoo

La Suerte