La confianza excesiva

No quieras abandonar lo que una vez sentiste... porque puedo ver tu falta en el reflejo de tus pequeños ojos, puedo sentir el dolor en el murmullo de tus palabras, quiero escucharte gritar, quiero verte romper todo, todo excepto a tu propia mente que ya destruida sigue funcionando, porque mas allá de tus odiosas actitudes sigo tratando de que entiendas que decir lo que se siente no es una vergüenza.
Es honorable. Es un honor.
Fue mi honor el concederte lo que nadie mas tuvo y ¿mi vergüenza? La confianza excesiva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

The Zoo

La Suerte