La casa de los gritos silenciosos

Odio escucharlos gritar,
odio escuchar sus murmuros dolorosos por debajo de mi musica,
sus insultos son señal de su impotencia, señal de su falta de poder,
de la necesidad de ser superior.
Por eso se vuelve loco cuando hablo,
porque me defiendo con la razon y no con palabras sucias,
porque mantengo la cordura mientras que el se pierde en su locura en sus neuronas llenas de heroina.
Polvo por debajo de las puertas, sobre los vidrios rotos del espejo donde se vio su ultimo respiro.
Se escucha el crujir de la madera del atico, y el sonar de las campanas a media noche,
los arboles hacen sombra, sombra bajo la luz de la luna, sombra que invade la habitacion, que invade tu mente formando imagenes, formando siluetas, bailando al compas del silencio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

The Zoo

La Suerte