Grandes con razonamiento pequeño

Pongamos las cartas sobre la mesa, mostremosnos como somos,
y gritemos al viento lo que queremos,
las manos no dirán lo que buscamos y no aceleraran el tiempo,
tal vez lo logres antes, pero te arriesgaras a perder todo.
No jugaría todo en esta ronda, justo en esta donde las torres caen solas,
se derrumban y se destruyen igual que nuestros sentidos.
Queremos llegar a salvo a casa, con cada parte de nuestro cuerpo,
desgarraremos las telas, y bailaremos sobre las mesas, levantaremos las manos, intentaremos tocar el cielo,
estamos queriendo complacer al que esta enfrente nuestro,
aunque dudemos en la primera estancia, tal vez lo haremos.
Dijimos a un tiempo determinado que lo haríamos, y queremos cumplir con esa promesa,
aun nos sentimos como en piel de un niño pequeño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No puede dar mas (Ph. "Under")

The Zoo

La Suerte